Cárnicos

La genética, la bioseguridad, el manejo, la sanidad, la nutrición y el corte nos garantizan una carne de cerdo magra, es decir baja en grasa, pero con el sabor que ha hecho del cerdo la carne más consumida en el mundo.